sábado, 5 de abril de 2008

Servicios de atención al cliente

Recientemente, he tenido dos pequeñas sorpresas como consumidor:

1) Pan de molde sin corteza marca Bimbo.- 5 ó 6 días antes de su fecha de caducidad detectamos colonias bacterianas de color verde campando a sus anchas. En vez de tirarlo decidimos llamar al servicio de atención al cliente. Explicamos el tema y quedan en llamarnos para ver que día pueden venir a cambiárnoslo. Al cabo de unos días llaman pero no se por qué motivo no cogemos la llamada. Dejan un mensaje en el contestador y comentan que volverán a llamar. A estas alturas yo ya pensaba que al final todo iba a quedar en nada y por tanto no llamarían. Pues no, me equivoqué. Llamaron y el día que acordaron con nosotros se acercaron y nos trajeron un nuevo paquete de pan bimbo sin corteza, acompañado además de: unos croissants rellenos de chocolate, una bolsa de sobaos y otra cosa que en este momento no puedo recordar la verdad. CHAPEAU.

2) Caja de leche semidesnatada Pascual de 6 bricks de 1 litro. Como somos muchos en casa, compramos cajas, que es más cómodo. Cuando voy a abrir la caja oh sorpresa..... en lugar de haber 6 bricks hay solo 5. Envalentonado con mi anterior experiencia decido ponerme en contacto con el servicio al consumidor de Pascual. La verdad es que en este caso estaba más complicado que en la Bimbo. Bimbo lo pone en los envases, el de Pascual lo tuve que buscar por Internet. Pongo la correspondiente queja y para mi sorpresa, al día siguiente me llaman desde Madrid, me piden mil disculpas y me dicen que lo pondrán en conocimiento de la fábrica (la de Aranda de Duero creo que era) y me llamarán desde la distribución de Barcelona para traerme el paquete que falta (pequeño detalle en este caso no preguntaron el tipo de leche que era). Efectivamente me llamaron (también en esta ocasión dos veces) y esta mañana han pasado por casa y nos han dejado tres litros de leche entera Pascual.

Parece que quejarse tiene efecto y la verdad es que hemos encontrado en nuestro caso una disposición exquisita por parte de las dos marcas. Chapeau y muchas gracias.

1 comentario:

Darco dijo...

Tienes razón, hay que quejarse y reclamar por lo que es justo, aunque no siempre se tenga tanta suerte como en tu caso.

Me ha recordado un caso con un bote de espárragos (no nos molestamos en reclamar por que eran de regalo) pero en este caso creo que no fue un fallo y que estaba hecho a propósito...

http://salamancablog.com/2005/12/03/a-medias/

:)